¿Existen diferencias entre un embarazo natural versus un embarazo por medio de reproducción asistida?

En el marco del día de la embarazada y la obstetricia, el Dr. Saúl Barrera nos aclara que “La mayor diferencia entre un embarazo espontáneo y un embarazo tras un tratamiento de reproducción asistida (TRA) es el nivel de conocimiento. La mayoría de las mujeres que conciben por sí solas no saben que están embarazadas hasta un mes después o más, del embarazo, mientras que la paciente embarazada mediante TRA, está consciente desde el momento en que se transfiere el embrión.”

Panamá, 27 de agosto de 2021

Después de atravesar el viaje a través de un tratamiento de reproducción asistida de manera exitosa, los pacientes suelen preguntarse qué pueden esperar de su embarazo. El proceso de lograr un embarazo con la ayuda de los tratamientos de reproducción asistida (TRA) puede parecer muy alejado de la concepción “natural”, y algunas mujeres y parejas se preocupan de que esta diferencia continúe durante el embarazo.

Para la mayoría de las mujeres y parejas, la respuesta es no. Después de las primeras semanas, un embarazo mediante tratamientos de reproducción asistida, es lo mismo que un embarazo “natural” en todos los aspectos, al menos en la medida en que se pueden comparar dos embarazos. Cada mujer y su embarazo es único, sin importar cómo se conciba el bebé. Con esto en mente, démosle una mirada al desarrollo un embarazo mediante TRA “promedio”.

Etapas iniciales de un embarazo mediante tratamiento de reproducción asistida

El Dr. Barrera comenta que “las diferencias entre un embarazo espontáneo y un embarazo por reproducción asistida radican en la etapa inicial. Como bien se sabe, la gestación natural se da por medio de las relaciones sexuales sin protección entre una pareja conformada por un hombre y una mujer. Ahora bien, en el caso de las parejas que no pueden concebir y buscan ayuda en la medicina reproductiva, el proceso varía según el método.”.

Además, durante el período inicial de un embarazo mediante TRA, la paciente permanecerá bajo el cuidado de la clínica de fertilidad. La principal diferencia en este momento es que se hará un seguimiento de dicha paciente más intensamente que una paciente que concibió de manera espontánea. Se requieren citas frecuentes y ecografías cada 1 a 2 semanas para una paciente embarazada mediante TRA. Puede notar síntomas normales del embarazo, como náuseas matutinas, antojos y aumento de la micción.

Pasado tres meses, si todo está bien, una paciente embarazada mediante TRA, será dada de alta al cuidado de un ginecólogo obstetra o el ginecólogo de cabecera de la paciente. A partir de ese día, ya no es posible distinguir un embarazo espontáneo de uno mediante TRA. Si bien puede que la paciente no deje de preocuparse hasta que su bebé esté seguro en sus brazos después del parto, luego de 12 semanas la mayoría de las pacientes se sienten seguras al compartir la noticia de su embarazo con su círculo social más amplio.

Riesgos en un embarazo mediante tratamiento de reproducción asistida

La estimulación ovárica, es la fase inicial de cualquier TRA, es una fase clave y donde se requiere un mayor cuidado. “En la fase de estimulación ovárica, es importante que la paciente lleve una vida tranquila, ya que las hormonas que se les inyectan ocasionan que el tamaño de los ovarios aumente y con esto, que el abdomen se inflame y genere molestias con los movimientos.  Posterior al transfer, se aconseja no realizar actividades físicas de gran intensidad, si se ha conseguido el tan deseado embarazo, la paciente podrá regresar a sus actividades normales y seguir las recomendaciones de actividades físicas que seguiría cualquier embarazada de forma natural” apunta el Dr. Barrera.

En cuanto al riesgo de aborto espontáneo es el mismo (15-20%) que en un embarazo natural y va aumentando según la edad de las pacientes de inseminación o de FIV. Para las mujeres que reciben una donación de ovocitos, los riesgos no aumentan ya que los ovocitos provienen de una donante joven de entre 18 y 35 años.

“A  los 40 años, la mujer embarazada, sea de forma natural o tras técnicas de reproducción asistida, tiene más riesgos de desarrollar una hipertensión del embarazo, una diabetes gestacional, por lo que deberá ser seguida cuidadosamente para realizar todos los estudios y análisis correspondientes que el médico obstetra estime necesarios para detectar cualquier alteración que ponga en riesgo el desarrollo normal del embarazo”. resalta Barrera.

Definitivamente podemos concluir, que las diferencias entre un embarazo espontáneo y un embarazo mediante TRA son imperceptibles.  Después de pasar por el arduo camino de la infertilidad y el tratamiento de reproducción asistida, la paciente debe relajarse tanto como sea posible. Continúe cuidando su propia salud y bienestar, y disfrute de toda la planificación y preparación para la maternidad que es una parte tan especial del embarazo.

En la clínica IVI Panamá, puedes solicitar una consulta con un ginecólogo especialista en medicina reproductiva, para planificar un embarazo saludable y hacer el seguimiento de la gestación a través de visitas médicas, pruebas analíticas, pruebas ecográficas y otras pruebas complementarias de diagnóstico prenatal con el mejor equipo y laboratorio de la región, que garanticen su bienestar y el bebe.